29 de diciembre de 2006






La Navidad alarga las veladas. Como la propia sombra de los álamos. Ahora desnudos, ateridos.

No es preciso pensar cuando la raíz nos persigue en inocente paseo. Cuando el nexo es común y el camino paralelo. Como las propias vidas. Como el propio río discurrente sin recursos que ofrecer. Ha ofrecido tanto ya...

La Navidad, una más, crece y decrece. Como la familia.

Y siempre el Duero. Fiel testigo.

Y ahora. FELIZ AÑO NUEVO A TODOS. AMIGOS.

3 comentarios:

Choninha dijo...

A família, o verdadeiramente importante! E o "teu" Douro, o nosso, que segue o seu curso tal como as gerações que vêm e vão. Tudo de bom para ti e tua família.

Um beijo da tua amiga Helena, Vitor e Martim.

hfm dijo...

O melhor para 2007!
Um beijo

dy_ana1982 dijo...

Feliz año nuevo y mis mejores deseos para lo que queda de fiestas.
El Duero es hermoso pero a menudo está lleno de mierda.
Por cierto, nunca he visto patitos por ahí.
Salu2:))