14 de enero de 2007







¿Alguien dijo que, en invierno, es mejor un cuento triste?

No. Si el invierno te habla y el paisaje te tienta.

Hoy me ha hablado el paisaje de mi infancia, ahora cubierto de musgo y rigor térmico. Hoy, las conversaciones han sido más largas mientras el fuego de la lumbre pugnaba por su libertad.

Creo que fue Simone de Beauvoir la que dijo que cuando descubrió Paris (ella nació en Paris) lo que más la deslumbró fue su propia libertad.

Yo, hoy también, me he sentido un poquito más libre. Me siento así siempre que me aproximo a estos paisajes. En cualquier época del año: En verano y en invierno, en primavera y en otoño. La libertad es algo intrínseco, algo endógeno que nace con uno mismo, sin que nadie interfiera. Incluso aún cuando nos sintamos abandonados o ignorados.

La libertad es poderosa y egoísta incluso. Porque desdramatiza el drama, lo descontextualiza y evade. Porque lo dramático no es que te ignoren, sino que no te importe.

Eso también es libertad.

18 comentarios:

Talín dijo...

Si, efectivamente, Lorenzo Pedrero. Se quedó con un cuaderno en el que yo vertía, no sé como llamarlos, poemas. ¡Ya me gustaría tenerlos! Por cierto, se asombraba de la contidad de poemas que yo sabía y que él nunca había oído. ¿QUé escribía y de qué y cómo? Eso no lo sé porque yo he vivido fuera mucho tiempo. Lo de que había estado enfermo tenía alguna información. No sé que decirte, salvo que tengo una casa en Santa Clara de Avedillo... ¡Ah! y que conozco a Juan Gonper que es editor en Salamanca.

anatema dijo...

Me había dado cuenta de que conocías a Gonper porque he visto un link de lu blog en el tuyo.

Gonper es un tipo simpático. Me editó mi último libro, un poemario. Nos vemos con cierta frecuencia.

viajante dijo...

Gostaria muito de viver, perto de paisagens assim.
Abraço

dulce dijo...

Um local lindíssimo no qual só poderás mesmo sentir-te assim.
Beijos

A-X dijo...

Definitivamente... delicioso...
las palabras, las imágenes... o que queda por decir.

Gracias por las palabras.

Pasate por casa cuando quieras...
hay mate!

A.-

SG dijo...

mMi querida Anatema, leer tu post me remonto a mi infancia, donde las calles estaban ennoblecidas por grandes arboles que en invierno mostraban sus ramas desnudas y yo sentada en la ventana de mi casa tomando mate con tortas fritas hechas por abuela sara, salir a comprar el diario y sentir el viento golperarme la cara ayyyyyy y el atardecer las partidas de cartas que jugaba junto a mis padres, que recuerdos, los mas hermosos de mi vida, gracias por traerme tantos recuerdos lindos, hasta la proxima. silvi

holeart dijo...

belos lugares os teus

o alquimista dijo...

Fotos esplendorosas para um post lindo...


Doce beijo

Kadannek dijo...

Qué bellas imágenes. Ya quisiera estar yo ahí.

La libertad está en nosotros..y es nuestro deber proyectarla.

UN abrazo.

o alquimista dijo...

Fantástico post...no deslumbramento saio...
A luz inundou o dia, no resto do vago que resta da noite, sons de melodia dolente que ecoaram por toda a lagoa...

Feiticeiro domingo

Doce beijo

dy_ana1982 dijo...

El invierno es de alegre o triste como tu quieres que sea. Es gris, lluvioso, frío...pero no necesariamente triste. También tiene cosas alegres.
Preciosas fotos como siempre.

Salu2:))

LUIS AMÉZAGA dijo...

Somos naturaleza, y aún nos entendemos con ella, aunque parezca mentira.

Talín dijo...

HAI KAIS
Por aquí y por allá
se oye el murmullo de las cascadas
y las hojas caen.
M. B.
El peso vence
la frágil naturaleza de la yerba
que la hoz recoge sin compasión,
precipitando
a la libélula
en un mar hostil,
donde las olas no mecen
acuchillan sus alas.
Herida,
emprende el vuelo seminal,
una vez mas
confiada al viento de la fronda,
primo hermano
del agua donde su sed abreva.

Talín dijo...

No había visto tu contestación de que conocías a Gonper. Ganó el premio de poesía 'Caminar conociendo' y le publicamos algún relato. Si et publicado uno a lo mejor lo tengo, pero he mandado todos mis libros para Avedillo. Algunos de la ed. de Gonper no los había leído aun.
Otro parida de las mías:
HAI KAIS
Por aquí y por allá
se oye el murmullo de las cascadas
y las hojas caen.
M. B.


Caen envidiosas,
las hojas.
Aventuran,
sin ninguna obligación,
su eternidad
fluyendo como el agua
que feroz las maltrata.
Se dejan llevar por el movimiento
que las embriaga, y las aturde, y las marea,
hasta quedar derrotadas
por la brutalidad de la caída.
Después, en primavera,
cuando el alba es más hermosa
y amiga de los pobres
renacerán en las alturas
para besar al viento
que las odia cordialmente.

Talín dijo...

la última parida que te dedico por haber sido tan amable:

violada

...las llamas prendieron en las lenguas tartamudas;
en los cauces de la desesperación;
en las nevadas crines de alazanes congelados;
antes de hollar la arena del mar cántabro,
encristalado de brumas relucientes,
de fogonazos, explosiones, estallidos;
de esmeraldas enraizadas en rocíos,
de lluvias, de aguaceros, de tormentas;
de relojes y cronómetros a punto de espanto,
de hierba, de maleza, de lujuria;
de varones desalmados: de granito;
de hembras rosadas por el castigo de perlas persistentes
como flamencos eternamente heridos
por la lisonja cruel de la intemperie;
de la historia de caballos enloquecidos
y encabritadas madres aullándole a la luna
ofreciendo la hija ensangrentada:
el ánfora quebrada de su vientre cósmico
por el feroz enloquecimiento
de almas erizadas de púas, de puñales,
de estiletes, de veneno, de mierda:
de descomposición feroz del hombre seminal;
y sin poder contener al homicida...

Talín dijo...

Por cierto, cuando te pregunté por tus parentescos, estaba pensando en García Pelayo que, como sabes, fue el primer presidente del Tribunal Constucioanal, era zamorano y... no sé... pensé... lo mismo tiene alguna relación. Yo me hice amigo, muy amigo, de un escritor, García Luengo, extremeño (murió hace dos años) y me hablaba mucho de García Pelayo como un intelectual de talla. Resulta que había nacido en Corrales del Vino (fue amigo de un tío mío) y eso lo he sabido luego. Total:me acordaba de esto y de un profesor de literatura del instituto y que, no sé por qué, estaba convencido que se apellidaba Pelayo

Arnicio Ciencalles dijo...

Hola!
"Porque lo dramático no es que te ignoren, sino que no te importe."

Eso es muy cierto. Para variar...

mixtu dijo...

também é liberdade...
bonitas fotos de uma região bonita, há uma pedra que parece com uma cabeça de criança.