6 de enero de 2007





Cuando salgas de tu silencio, ya atardecido,
-debe estar desnuda tu piel-
sube al árbol más enorme
que en tu camino encuentres
junto a la brisa. Debe ser noche
vencida. Cobíjate entre las hojas,
entre fantasmas y luciérnagas.

Y aguarda.


Y cuando despierte el alba,
háblale al árbol y roza tu espalda
sobre su rugosa corteza.
Tal vez comprenderás.

7 comentarios:

LUIS AMÉZAGA dijo...

Probaré a juntar mis raíces con las suyas, pero no prometo nada...

SG dijo...

Anatema, me encanta tu locura, porque solo los locos son los cuerdos, probare lo que tu dices, me llenare de energia del arbol mas alto que encuentre, pero si no escribo por mucho tiempo, es porque me descubrieron y me encerraron por loca y aqui en los psiquiatricos no hay compu, te dejo besos y sigue con tu locura que contagia, besos. silvi

anatema dijo...

Verdaderamente crees que son locuras lo que escribo...????

Si es así, es porque me he contagiado de los locos que andan por aquí cerca.

Yo, antes, escribía cuerdamente. Créeme. Pero este juego de locos nos transforma un poco. A mi también, como no podía ser de otra forma.

Sabes? Ahora lanzo las palabras al aire. A ver el guapo que sabe descifrarlas.

Ojalá estuviera loca. Ojalá.

Anatema dijo...

Silvia. Te digo más. Léete: "Trepar a los árboles" de Bertolt Brecht.

Tal vez comprendas.

mixtu dijo...

compreendi...

poesia...

fotos lindas, a dos piños... excelente a natureza

arte...

beijinhos

dy_ana1982 dijo...

En la última fotografía...me perdería por esos campos...
Salu2:))

anatema dijo...

Ana:

Por esos campos.

Y a bordar cada paso con los pies.

Un beso.