23 de abril de 2007

Salamanca: sin igual


































Para qué nos vamos a engañar. Salamanca es el referente, es esa ciudad europea a la que una cita cuando viaja por el mundo y le preguntan de dónde viene. Yo siempre recurro a Salamanca, porque Zamora, pese a ser esa ciudad bellísima, con su singular catedral y con ese Duero rumoroso que me inspira tantas veces, Zamora no suena. Por eso, yo siempre digo: ¿conoces Salamanca? sí -responden todos- y yo añado, pues justo a sesenta kilómetros, al norte de esa ciudad universal. Y casi todos suelen añadir con admiración: ¡¡¡ohhhhhhhhhhh!!!!
Hay que reconocerlo y proclamarlo, Salamanca es esa ciudad viva, a cualquier hora, es esa ciudad donde el gentío bulle por doquier y uno se siente ciudadano del mundo.
La ciudad del Tormes nos recibió el pasado fin de semana a los miembros de ACLEPT, Asociación Castellano y Leonesa de Escritores y Peridodistas de Turismo para celebrar nuestra Asamblea Anual. El lugar, el Hotel Regio, por fortuna en pie. Y digo, por fortuna, porque el que fuera emblemático y legendario Gran Hotel, aquél que tanto supo de toros y toreros, de historias apasionadas y sin pasión alguna, anda de capacaída. Potentes artilugios destructivos lo hacen caer, sin prisa pero sin pausa, por mor de la especulación urbanística. Según me dijeron, en su lugar, van a construir no sé cuántos apartamentos de lujo. He querido dejar constancia de ello en este post. Una pena.
Pero hay que reconocer la monumentalidad de esta ciudad del Tormes, cuajada de casas palaciegas, de fachadas platerescas. Ayer se arremolinaba la gente frente al Palacio de Monterrey, el palacio de la gran Duquesa Cayetana, esa señora, casi monumento nacional, famosa acá y acullá, ahora también de capacaída. Ella por la edad, que no perdona ni a las duquesas más ricas y famosas del mundo. Sin embargo, esas dos circunstancias no interrumpían el ritmo de la ciudad. Los foráneos a disfrutar y los autóctonos a trabajar: las grúas del Gran Hotel sin parar pese a ser domingo. Y el personal de hostelería dejó constancia de su buen hacer y profesionalidad para atender al público. Hasta nuestra amiga María Jesús, responsable de Turismo de Salamanca nos vino a dar la bienvenida restando tiempo a su jornada de asueto. Y es que Salamanca tiene ese señorío de nacencia porque como dice el sabio refrán: -que nunca se equivocan los refranes- "para saber, Salamanca".
Salamanca es esa ciudad única en el mundo a la que no hay que envidiar, sino admirar y visitar con frecuencia. Y los de Zamora estamos tan próximos....

9 comentarios:

un dress dijo...

de salamanca...um bocado de mim em

cada canto...


adorei revê-la. és uma excelente

fotógrafa..



obrigada!

Sade dijo...

Salamanca siempre espectacular y bella.. siempre visitable. Un gusto para los sentidos.

LUIS AMÉZAGA dijo...

Viajo a través de sus ojos.

dulce dijo...

Tanto ainda para conhecer ...
Adorei as fotos. Ainda me abriu mais o apetite de conhecer a cidade.
Beijos

MagnetikMoon dijo...

Revivendo,bons tempos que passei em Salamanca.Lembro-me de cada pormenor.Se o tempo retrocedesse...só um pouquinho...era suficiente.

Angelusa dijo...

Tienes razón: más de una vez me ha tocado decir, a algún extranjero, que vivo al lado de Salamanca, por eso que dices de Zamora. Porque a pesar de ser la ciudad que es, no suena como suena Salamanca.
Y sí, Salamanca es una ciudad con encanto. Bellísima.

Un beso, Anatema.

Llara dijo...

Bellísima y creada por zamoranos... Lo que hace la Historia, que al final los sepultados en el olvido y el desconocimiento somos nosotros.

Quizá lo hayas leído en La Opinión (en la que por cierto salí hace como una semana, bandera del Reino de León en mano), que el domingo hubo una multitudinaria manifestación leonesista. Allí estábamos la pareja de regionalistas (jejeje) :D

Besitos!

Darco dijo...

Sobre el Gran Hotel, si te interesa andamos "buscando fotos"
http://salamancablog.com/2007/04/25/se-buscan-fotos-gh/

Para Llara ...Zamoranos, Toreses, Gallegos, Castellanos, Serranos, Francos, ...

A Zamora le tengo un cariño especial, aunque ahora, a pesar de la escasa distancia, haga siglos que no la visite.

un dress dijo...

voltei. aos traços de

salamanca...:)