14 de agosto de 2007

Ricobayo de Alba - Zamora











Se quejan en los pueblos de España de que sus Ayuntamientos se gastan el dinero en toros y en costilladas o sardinadas.

Ignoro si tal queja tiene fundamento, pero lo cierto es que estas celebraciones multitudinarias sirven de nexo para el encuentro amable entre los hijos de la diáspora.

Con la espalda, todavía trémula, acariciada por la tierra del pueblo de mi madre, con los ojos como ascuas tras haber vuelto a contemplar la noche más nítida y las estrellas más rutilantes, regreso a casa con la emoción en la piel y los sentidos alboratados.

Nada como la tierra de uno, el lugar de antaño y el agua bautismal de los primeros baños. Todo es igual y todo ha cambiado. El embalse, manso, de arisca orilla, el pueblo aledaño, el de mi madre, es hoy un vergel entre rocas, un jardín de rosas y adelfas y un ágora libre y solidario donde cada cual compone su discurso. La familia, los amigos, los forasteros llegados desde los vecinos pueblos, se comunican y bailan al son de ritmos donde se mezca el flamenco con ritmos caribeños. Todo tiene cabida en estos días. Todo puede hacese en un día, en el mismo sitio. Nadar a placer, navegar en frágil barquita, agitar los brazos y decirle adiós al viento.

Hoy, apenas hace unos momentos, he dejado a mi madre, más joven que yo, vital y bella, al abrigo de su frondoso jardín, en nuestra casa de piedra. Hoy he saboreado, como cada año, -ya es tradición- pitanza y vino mientras mi espalda se adosaba al cesped húmedo y mis ojos brillaban mucho más que las estrellas que me miraban allá en lo alto.

2 comentarios:

Zénite dijo...

Hummm!!! Que belo churrasco!

Bonitas fotos.

“(…)Con la espalda, todavía trémula, acariciada por la tierra del pueblo de mi madre, con los ojos como ascuas tras haber vuelto a contemplar la noche más nítida y las estrellas más rutilantes, regreso a casa con la emoción en la piel y los sentidos alboratados.(…)”

“… mis ojos brillaban mucho más que las estrellas que me miraban allá en lo alto”


Tão belo o que escreves!

Bela a tua Mãe e ático o seu sorriso. Por aqui, há um ditado que diz: “Quem sai aos seus não degenera” :)

Abraço e uma noite tranquila, amiga.

Irune dijo...

ya no leeras esto
pero despues de descubrir esto tan bonito
tenia q decirtelo
me encanta
yo veraneo alli