14 de noviembre de 2007

A mis amigos compañeros de viaje por Jordania






























Porque la amistad pesa mucho más que las piedras de Jordania, a vosotros, compañeros de viaje, porque me hicisteis feliz con vuestra compañía y conversación, con vuestras risas, con vuestra singularidad, con vuestra voz y circunstancia.
Dicen los buenos comensales que importa mucho más que lo que hay en el plato, lo que se sienta en la silla.
En los viajes se puede decir lo mismo, porque deja tanta huella el compañero de viaje como las propias huellas del pasado de Jordania. Que ya es decir.
Sirva este pequeño reportaje fotográfico como homenaje a vuestra amistad. Ya definitiva.
Besos a todos.

10 comentarios:

Topacio dijo...

Da la impresión de que os lo pasasteis genial. Las vivencias que son compartidas con personas que realmente merecen la pena siempre son más gratas.

Un abrazo.

LUIS AMÉZAGA dijo...

Los baños de barro unen mucho :)

A moonclad reflection dijo...

La verdad q debe hacer sido un viaje increible...beso

Topacio dijo...

Ya me parecía a mí de no andabas por tus lugares habituales ¡Qué suerte tienes, Concha! Disfruta y relájate mucho en ese balneario.

¡Ah!, una pregunta, Concha, ¿eres tú la que esta fumando con gafas negras junta a otra compañera de viaje?

Un beso y un gran abrazo.

Topacio dijo...

Mi querida Concha, encantada de conocer tu físico, aunque lo que verdaderamente importa es el interior. Ya te había identificado en todas las fotos que me señalas. Es curioso al principio las miré en conjunto, pero luego me paré, y pensé mirándote: ésta es Concha.

Un beso fuerte y sigue disfrutando del balneario.

Topacio dijo...

Se te ve con gran personalidad y disfrutando. Además, de leerte creo que eres una mujer que sabe apasionarse por lo que le rodea y percibirlo todo con gran sensibilidad.

Otro beso, amiga.

Topacio dijo...

¡Hola Concha!:

Estoy profundamente de acuerdo contigo en que siempre debemos caminar por una senda, tener unos objetivos. Independientemente que se cumplan o no, tenemos que estar en el camino.

En cuanto a la navidad, te diré que a lo largo de mi vida las ha habido de todo tipo: muy tristes, con pesares, con dolor por la falta de alguien, hasta en el hospital en una noche buena por una operación. Ahora que hay niños, mis sobrinos, se viven a través de sus ojos con mayor ilusión, aunque si lo piensas detenidamente todo es un engaño para que ellos disfruten. Mi sobrina ya dijo el año pasado a punto de cumplir 4 años que había un rey mago muy raro. En fin, les creamos ilusión con mentiras, pero sus sentimientos, sus emociones son verdaderas igual que las nuestras.

Te confieso que nunca hubiera imaginado tu edad. Leyéndote tienes el ímpetu de la juventud, sobre todo cuando te conocí en tu primer blog. Eres muy vital, Concha, no lo dudo, y a mí me gustaría llegar a tu edad tan bien como estás tú. Me encanta que estés aquí, que nos comuniquemos por este medio porque tú sabes que te aprecio.

Un beso muy, muy fuerte.

Lluis dijo...

Hola Concha, ¡cuánto tiempo sin escribirte! Aunque lo cierto es que si te he leído con frecuencia. Impresionantes viajes, despiertas un sana envidia. Me gusta mucho esta entrada pues los compañeros de viaje son algo fundamental para guardar un buen recuerdo de los sitios que se visitan.

Besos

Mamá dijo...

Caray qué bien os lo montáis!!!!!!!. Cómo me gustaría apuntarme al próximo, en serio; me encantaría. Mientras me moriré de envidia viendi todo lo que hicistéis.
Gracias por visitar mo blog, yo no perderé de vista el tuyo.
Un biquiño.
Felices fiestas.
Diana

Tbo dijo...

Feliz Año Nuevo para todos