21 de agosto de 2006

Como sortilegio genético donde el tiempo es algo más
que la vida en común, el desvarío ausente, íntimo, de los anhelos personales. Yérguese el silencio momentáneo
que todo lo conjuga.

Mientras transcurre el día y se viene la tarde, hecha horizonte.

Los eslabones sueltos.

No hay comentarios: