9 de diciembre de 2006





Venía crecido el Duero esta mañana,
tanto que al agua le nacen olas.
¿Dónde vas niña, pies de gacela,
dónde los versos desde tu boca?

Soñé que fui princesa, tal vez alondra
soñé que me querías, soñaba a solas.
Llevaba agua en mis ojos,
toda la que al Duero sobra.

1 comentario:

Talín dijo...

¡Qué lindo!, como dicen los emigrantes hispanos