7 de mayo de 2007

Teotihuacan (México)











En el año 300 a.C. se funda la ciudad más grande de la Mesoamérica precolombina y en ella se establece la cultura Teotihuacana.

El domingo, 29 de abril, muchos mejicanos se habían acercado hasta las ruinas de Teotihuacan porque cuenta la leyenda que éste es el lugar"donde los hombres se hacen dioses" o "el lugar de los dioses". Decenas de familias, unidas y fervorosas, ascendían pacientemente hasta alcanzar la cima. Algunos llevaban muletas, algunos, incluso, de avanzada edad. Quemaba el sol y llovía de repente. Según me contaron, en ese lugar llueve siempre a las cinco de la tarde. Doy fe de ello. Dios sabe bien de la fe de estas gentes, de sus oraciones, de su fervor sin límite.
La mirada se deja llevar con facilidad de los oráculos de piedra y cal a los vendedores ambulantes que ofrecen plata a buen precio. "Te habrán dicho que mi plata es mala pero no es verdad, lo que ocurre es que ellos se llevan comisión si compras donde te indican". "Fíjate, todas las piezas están grabadas con el 925" -parece ser el distintivo que acredita al metal-.
No se equivocaban los vendedores. Sin embargo la dulzura, los buenos modos, la paciencia. Y es que a estos pueblos les domina la paciencia. El tiempo es oro porque dan todo su tiempo y el que lo recibe comprende que le están dando lo mejor.
Parece ser que los aztecas vieron en los españoles a su dios, el dios de tez blanca de rostro barbado. Esta fue la razón por la que Moctezuma los recibió amistosamente. Todavía siguen recibiendo a los de tez blanca amistosamente. Con los brazos abiertos. Con sus danzas, con sus esplendorosos frutos. Con sus mariachis.

6 comentarios:

Lluis dijo...

¡Impresionante lugar! Todo un privilegio poder estar ahí. ¿Qué tal la subida a la pirámide?

un dress dijo...

seco e belo. húmido ao teu olhar...

Choninha dijo...

Vim à procura, Anatema, e vejo aquilo que quero. Quem me dera ter-te feito companhia.
M'encanta lo México, tierra de Frida Khalo com sus colores. Beijos, minha amiga.

Talín dijo...

Y tu también perdóname por no llamarte, pero he estado unos días en Zamora y tendría que haberlo hecho. El caso es que como había leído en tu blog que te habías ido a México, pensé que no estabas. Ayer cuando vine y pasé por tu blog, pensé: 'Esta ya estaba en Zamora, podía haberla avisado'. En fin, de todas formas me alegro que estés ya en la tierra y que te lo hayas pasado bien por esas tierras.

LUIS AMÉZAGA dijo...

Paseos de piedra.

Llara dijo...

¡Quién pudiera estar ahí! Esta jungla de asfalto con un calor horrible es lo que me espera en el próximo mes y medio... Ufff

Se nota que disfrutaste el viaje ;)

Besos