27 de abril de 2008

Luarca, Asturias "ALGO MÁS QUE UN PAISAJE"














Impresiona esta ciudad que se descuelga en imparable descenso hacia el Cantábrico para encontrarse con sus espumosas aguas que parecen abrazarla para que no huya y se aleje para siempre.
Por suerte, Luarca se muestra apacible y recóndita, quieta y remota mientras su historia milenaria habla de luchas y batallas, de hombres que se fueron lejos y volvieron con sus propias experiencias que fueron marcado la vida de generaciones posteriores. La gran aventura española de las Indias puso letras de oro en los nombres de algunos de sus hijos, como Juan y Pablo de Luarca que fueron en la tropa de Hernán Cortés y participaron en la fundación de la ciudad de Guartemala.

En esa tradición de heroísmo, la leyenda y la piedad hacen florecer episodios como el del puente del Beso, que cuenta los amores de una infanzona y un corsario, o del hallazgo de una imagen de Nuestra Señora en la cueva marítima del Focicón, bajo la capilla del Gremio de Mareantes y la fortaleza de la Atalaya, que tantas veces jugó su artillería en las guerras hispano-inglesas desde el siglo XVI.
Pero dejemos la historia de Luarca y gocemos de su fisonomía, de la calidez de sus gentes, de su mar jubiloso, de la luz diurna, de sus sombras y su misterio al caer la tarde, y la tumba de Severo Ochoa nos dice, desde el bellísimo cementerio donde reposa junto a su esposa, que encontró el lugar perfecto, el merecido y el soñado para permanecer. Por siempre.

2 comentarios:

Hata_ mãe - até que a minha morte nos separe Hugo ! dijo...

olá,

o teu blogue é mesmo, como hei-de dizer... carismático, colossal.

Quem está por detrás deste blogue, é uma pessoa/as com uma visão perfeita e atenta ao mundo em que vivemos...

abraço

Dulce dijo...

Já há muito que não te visitava. Dei uma volta por aqui. Li os teus últimos posts e vi as belas fotos que colocaste. Estas e as de Zamora - belíssimas!
Um abraço