12 de agosto de 2008

Embalse de Ricobayo





































Entre orillas majestuosas hechas de granito y pizarra, el río Esla se ha converetido en lugar preferido, no sólo por sus lugareños sino por ciudadanos de toda Castilla y León y Madrid que acuden, a diario, a solazarse y disfrutar de unas aguas limpias y transparentes, donde se puede ralizar cualquier deporte náutico. Si a esto añadimos la gran abundancia de fauna piscícola: bogas, barbos y otras, para disfrute de pescadores, la jornada puede resultar más que satisfactoria.


Mientras se navega por las aguas del embalse de el Esla se van contemplando las caprichosas formas que adoptan las piedras, los empinados pueblecitos de Villaflor o Manzanal con su club de vela, y el lugar exacto donde estaba el famoso templo visigótico del siglo VII, San Pedro de la Nave, el primer templo que se cambió de lugar en Europa. Había que salvarlo de las aguas y el hecho supuso un hito en aquellos años. Ahora se encuentra en la cercana localidad de El Campillo, su emplazamiento definitvo. La presa de Ricobayo se inauguró en el año 29, siendo el Rey Alfonso XIII quién se desplazó hasta el lugar para la inauguración de la citada presa de Ricobayo.



Además de estos atractivos naturales, se ha puesto en funcionamiento un pequeño embarcadero que una empresa privada "Ricobayo natural" explota inteligentemente. Allí se pueden alquilar barcas de remo o pedaleo, lanchas fuera borda y un acogedor catamarán, ideal para grupos de amigos o de familias. La oferta no puede ser más atractiva. Y todos estos alicientes aderezados con la permanente evocación de los recuerdos infantiles, porque, además es mi pueblo.














2 comentarios:

amor y libertad dijo...

desde luego es un lugar precioso

en las fotos se ve que lo habéis pasado bien

abrazo grande,

santi

~pi dijo...

linda que estás ali!! :)




BEIJO ~