21 de octubre de 2008

Paraguay



<















Paraguay fue el lugar desde donde se partía hacia otros lugares. Asunción, su capital, se la llamó "Madre de las ciudades" porque desde allí salían los españoles para fundar nuevos poblados. Y fueron los franciscanos, en la segunda mitad del siglo XVI los que fundaron numerosas lacaliddes en el interior del país. Su influencia cultural fue enorme consolidando la vida criolla y los idiiomas castellano y guaraní. A pocos kilómetros de Asunción, nombres como Capiatá, Yaguaróon, Itá, Altos, Caazapá, Atyrá, Ypané, Piribebuy y Tobatí, nos sugieren sonidos de difícil identificación pero que nos recuerdan a balbuceos infantiles.
También la Compañía de Jesús, desde 1609 hsta 1768 dejó un inmenso legado artístico y cultural. De aquella época quedan testimonios importantes como las ruinas de la Santísima Trinidad, declarada Patrimonio Universal de la Humanidad, San Ignacio Guazú, San Cosme y San Damían, entre otras. El legado cultural y artístico, sobre todo, en la música, conoció un notable impulso. Son famosas las arpas paraguayas, interpretadas magistralmente por jóvenes de doce a diecisiete años, guiados por maestros profesionales que luchan y trabajan para inculcar en estos jóvenes el amor por la música y y por las tradiciones.

El pueblo paraguayo, es respetuoso con la propia naturaleza, siempre esplendorosa. Posee una extraordinaria riqueza en áreas silvestres protegidas, tanto privadas como públicas, es el lugar del turismo verde por excelencia. Pero también es respetuoso con sus tradiciones más ancestrales y con su fe, que se vive de manera auténtica y candorosa, tanto de de forma personal como en comunidad. Sorprende, en algunas iglesias, por ejemplo, el lugar que cada cual tiene reservado en los asientos, donde se puede ver el nombre y los apellidos de quienes los van a ocupar. O esa imagen de la virgen, izada sobre una montaña repleta de huellas de manos. Allí se elige la que se adapta a la propia y se medita con fervor. La fe, sin duda, es universal, pero no siempre se vive en la forma que habría que vivirla.

Paraguay es un país de contrastes, donde conviven el lujo y la pobreza. Desde las ventanas de un importante edificio público, por ejemplo, se pueden ver chabolas apiñadas unas junto a otras, sin las minimas infraestructuras para que su habitabilidad sea mínimamente digna. Sorpende también la abundancia de riquezas naturales que se observan por todo el territorio paraguayo mientras el pueblo subsiste penosamente y emigra a diferentes lugares de Europa. Como sorprenden las importantes represas hidoeléctricas como la de ITAIPÚ, la más grande del mundo, con las márgenes del río Paraguay, cerca de Asunción, repletas de escombros y miseria, por donde los cerdos campan libremente buscando alimento entre las basuras.

Pese a estos contrastes, Paraguay se dibuja como un país emergente, con ganas de salir adelante, donde sus actuales gobernantes han detectado las causas que no les dejaban crecer y que están poniendo los medios para que las cosas cambien.

4 comentarios:

vaandando dijo...

» debemos salvar la naturaleza, no com la prédica sino con la acción»
Pués está dito...
Un gran placer estas fotos
Grato....
Cordialmente___________ JRMARTO

hfm dijo...

Obrigada pelo poema - belissimo!

Fiquei olhando as belas fotografias.

IGNACIO dijo...

Cuando América Latina termine de despertar, nos daremos cuenta de los errores de Occidente.
Amiga las imágenes me transportan, siempre llevo una cámara conmigo.

Besos.

lys dijo...

Preciosas esas fotos que nos colgado y la información sobre Paraguay.

MANOLITO Y ALBERTITO me han echo sonreir.

Saludos