17 de enero de 2008

Zamora












A las orillas del Duero
de pequeña yo soñaba
con mis príncipes azules
con carrozas encantadas.
A las orillas del Duero,
allí donde el cauce ensancha,
su Perla, la Catedral
quieta en el tiempo, no cambia.
A las orillas del Duero
una ciudad se fundara,
allá, en tiempos del medievo.
Zamora, así la llamaran.
A las orillas del Duero
una muralla se alzara,
a lo largo y a lo ancho,
Zamora quedó cercada.

2 comentarios:

IGNACIO dijo...

Dicen que quien pasa por el río, tarde o temprano siempre se llora.

Buenas como siempre las tomas.

Besos.

Larushka dijo...

Menuda embajadora que tiene Zamora en ti...

Creo que podré ir sin problemas. Me apuntaré las señas del pabellón, etc e iré por allí en cuanto termine el examen. Que por suerte es esa misma mañana a primera hora, con lo que a medio día podré estar ya descubriendo el mundo en FITUR.

Besitos!